sábado, 29 de mayo de 2010

Panorama de un Mundo sin Jesús


por Federico Bertuzzi

Habiendo centrado la atención en los menesteres inmediatos y locales, los discípulos fueron desafiados a levantar la mirada y extender la visión. Al igual que entonces, hoy también tendemos a fijar la mirada hacia abajo. Pero cuando levantamos los ojos, el panorama se nos agranda y la visión se amplía...

Se cuenta que tres albañiles estaban preparando mezcla en una obra en construcción. Alguien se les acercó y preguntó a uno de ellos:
–¿Qué está haciendo usted?
El primero de ellos le respondió:
–¿No ve usted que estoy haciendo mezcla con cal, arena y cemento?
Luego se le preguntó al segundo de ellos qué estaba haciendo y la respuesta fue:
–Estamos levantando una pared.
Pero cuando se le requirió al tercer albañil qué era o que estaba haciendo, este expresó decididamente:
–Estamos construyendo una catedral.
Los tres operarios estaban juntos participando del mismo trabajo, pero cada uno de ellos tenía una visión distinta. El primero apenas si veía solamente la pala y la mezcla. El segundo tenía una visión algo más amplia. Habló de la pared. Pero el tercero, si bien estaba revolviendo la misma mezcla que los otros dos, se sentía parte de un ambicioso proyecto: Levantar una catedral.
¿Cuál es la visión que tenemos mientras servimos al Señor? ¿Vemos apenas lo que cada uno está haciendo en ese preciso momento y lugar? ¿Alcanzamos a visualizar lo que se está haciendo en toda la ciudad, provincia, denominación? ¿O habrá quienes, poseyendo todavía una visión más amplia, se sentirán parte de un tremendo proyecto mundial de Dios que, cual glorioso templo, se va levantando con las piedras vivas que son todos los redimidos por la sangre del Cordero?

EL CAMPO ES EL MUNDO
"Alzad vuestros ojos y mirad los campos" (Jn. 4.35). Habiendo centrado la atención en los menesteres inmediatos y locales, los discípulos fueron desafiados a levantar la mirada y extender la visión. Al igual que entonces, hoy también tendemos a fijar la mirada hacia abajo y ver sólo a poca distancia. Pero cuando levantamos los ojos, el panorama se nos agranda y la visión se nos puede ampliar hasta límites insospechados.

LOS CINCO CAMPOS MENOS ALCANZADOS
Casi todos estos campos misioneros son prácticamente vírgenes, dado que allí no hay iglesias, y si las hay, no están en condiciones de llevar adelante por sí solas la tarea evangelizadora con eficacia. Esta situación reclama el esfuerzo misionero pionero y transcultural procedente desde otras latitudes. Es decir, que en la gran mayoría de estos campos habrá que llegar por primera vez con el evangelio, el idioma y las costumbres diferentes para dar a conocer el amor de Jesucristo a los que poco o nada han oído hablar de El. Recién entonces, se podrá comenzar a ver nacer iglesias en esas culturas.

EL MUNDO MUSULMÁN
El reto del mundo musulmán incluye unas 35 naciones que se extienden desde Mauritania, en el Africa Occidental, hasta las islas de Indonesia en el Pacífico. Cubriendo la extensa y desértica región sahariana de Africa del Norte (Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez y Libia), así como el Medio Oriente (Egipto, Jordania, Siria, Turquía, Arabia Saudita, Yemen, Irak, los estados del Golfo Pérsico, Afganistán y Pakistán), y el Lejano Oriente (Bangladesh, Malasia e Indonesia), el manto del Islam impera en todas ellas en más de un 90%.
En los últimos años, esta religión ha experimentado un avivamiento sin precedentes en sus 1300 años de historia debido, principalmente, al poder que han adquirido mediante sus cotizados petrodólares.
Son seguidores de Mahoma, su fundador, quien vivió entre los años 570 y 632 de nuestra era. Su dios es Alá y junto al Judaísmo y al Cristianismo, el Islam forma el grupo de las únicas religiones monoteístas del mundo. Su libro sagrado es el Corán, de tamaño aproximado al Nuevo Testamento. Es una religión básicamente legalista, que acepta la autoridad de la Biblia en el Antiguo Testamento pero rechaza al Nuevo por haber sido "falsificado" por los cristianos. No aceptan la divinidad de Cristo, su muerte en la cruz, su resurrección ni la existencia de la Trinidad. Consideran a Jesús (Issa) como a tantos otros profetas. La revelación de Dios tiene su culminación en el "mayor" de los enviados de Alá: Mahoma.
Ven con recelo y resentimiento al cristianismo, como una religión occidental que ha dejado sus hondas y amargas cicatrices, particularmente entre los árabes, por las guerras que libraron las Cruzadas en la Edad Media para recuperar el Santo Sepulcro de las manos de los musulmanes. Además de esto, el colonialismo europeo y anglosajón que dominó a la mayoría de todos estos países durante los últimos 200 años, junto a la moderna exportación de inmoralidad, pornografía, armamentismo y corrupción que producen para el resto del mundo los países del denominado Occidente "cristiano", han creado un marcado rechazo de los musulmanes hacia todo lo concerniente al cristianismo.
Alrededor de 1.000 millones son los seguidores de Mahoma, lejos del verdadero Dios y con necesidad de hallar verdadera paz y perdón para sus pecados. El trabajo misionero, a pesar de lo prolongado y perseverante que ha sido en ciertos casos, ha dejado pocos resultados visibles. Las iglesias son escasísimas y, mayormente, a nivel de reuniones caseras, muy a menudo en la clandestinidad, ya que se interpreta la conversión a otra religión como un acto de traición a su ser nacional y racial. Debido a esta situación de hostilidad hacia el cristianismo, todo esfuerzo misionero que se haga debe ser realizado con la correspondiente discreción y en muchos casos de manera subterránea, como en los países comunistas.
Un cálculo estimativo señala que entre las naciones islámicas trabaja un misionero evangélico por cada medio millón de habitantes. Esto nos habla con toda claridad, de que se trata del campo misionero más necesitado del mundo. Y las oportunidades, a pesar de todos los obstáculos que pudieran presentarse, se están abriendo con particular atractivo a los misioneros latinoamericanos.

LA EUROPA POSCRISTIANA
En segundo lugar, concentremos la atención en la Europa poscristiana. Tradicionalmente se ha aceptado a Europa como un continente cristiano, llámese así por la expansión de la iglesia primitiva, el catolicismo de tantos siglos, o la Reforma, en el siglo XVI. La mayoría de los misioneros que dieron origen a las iglesias evangélicas de Latinoamérica vinieron en un principio de las latitudes nórdicas del viejo Mundo, sin olvidar la llegada de los sacerdotes, frailes y misioneros católicos españoles y portugueses durante el tiempo de la Conquista y Colonización.
Pero la situación ha ido cambiando drásticamente en esta última parte del siglo XX. El secularismo, el materialismo, el consumismo y la apatía han vaciado progresivamente a la iglesia europea, tanto católica como protestante o evangélica. El liberalismo teológico ha invadido prácticamente casi todos los seminarios y facultades que provienen de la Reforma.
A Europa la podemos dividir en tres:
La Europa del Norte o anglosajona y protestante; la Europa del Este detrás de la cortina de hierro bajo dominación comunista atea; y la Europa del Sur, latina y católica ortodoxa. En esta última podemos ubicar a Portugal, España, Francia, Italia, Bélgica, Luxemburgo, Austria, Yugoslavia, Albania y Grecia. En comparación a lo que se da en nuestro continente, las iglesias evangélicas en aquellos países por lo general, son pequeñas, sin muchas fuerzas espirituales y languidecientes, influidas marcadamente por el secularismo y el confort. En Argentina o Colombia, por ejemplo, viven tantos evangélicos como en el conjunto de estos 10 países europeos mencionados más arriba.
España, con 40 millones de habitantes, no tiene ni 50.000 evangélicos, pero sí 100.000 musulmanes. En 7.000 poblaciones no hay ningún testimonio evangélico establecido. En Francia hay más de 2 millones de musulmanes. Allí el secularismo y el ocultismo asumen ribetes preocupantes. Italia posee una proporción de misioneros muy escasa y todavía tiene miles de poblaciones sin testimonio.
A lo largo de los últimos 80 años se han dado significativas corrientes migratorias de estos países a diversos puntos geográficos del continente sudamericano, particularmente a la región sudeste del Brasil, Argentina, Uruguay, Chile y Venezuela. Miles de estos inmigrantes católicos que vinieron a las tierras del Nuevo Mundo en búsqueda de nuevos horizontes, se convirtieron al evangelio y hallaron la salvación eterna en Cristo. Es lógico ahora suponer que algunos de ellos mismos, o sus hijos y nietos, vuelvan a las tierras de sus ancestros y compartan las buenas nuevas de la redención por la gracia de Jesucristo que hallaron aquí.

EL CIRCULO ASIÁTICO
En tercer lugar consideremos al círculo asiático. Es un círculo de 3.300 kilómetros de radio en el que están comprendidos unos 20 países. Encierra más de la mitad de la población mundial. Sumemos a los 1.100 millones de chinos, los 750 de la India, los 100 de Bangladesh, más los habitantes del sudeste asiático, parte de las islas de Indonesia. Así llegamos a la friolera de más de 2.500 millones de almas; es la mitad de la humanidad. Se calcula que la proporción de aquellos que viven en esta área y se encuentran fuera del alcance del evangelio sin ninguna iglesia o cristianos a su alcance, supera el 80% en esta área tan densamente poblada del planeta.
Sin embargo, no podemos omitir de hacer dos importantes consideraciones al mencionar la situación del Lejano Oriente. Por un lado, el caso de Corea del Sur, que con su perdurable avivamiento y sorprendente crecimiento hace ascender en la actualidad el porcentaje de los evangélicos a cerca de un 20% de su población. No acontece lo mismo en su hermana Corea del Norte. Ninguna de las dos están comprendidas dentro del círculo asiático. Por otro lado, la situación de China comunista, que luego de la muerte de Mao Tse Tung (1976) ha abierto moderadamente las puertas y permitido comprobar (con admiración y alegría para el resto del mundo libre), que el pueblo del Señor, a lo largo de más de 3 décadas de régimen de terror y despotismo marxista, no sólo pudo sobrevivir valerosamente sino también multiplicarse y crecer hasta tal punto que, según investigaciones recientes, los creyentes detrás de la cortina de bambú pueden superar los 50 millones. Es innegable que el avance evangélico, tanto en Corea del Sur como en China, obedece evidentemente a un claro y soberano mover del Espíritu Santo.
En el resto de los países enmarcados en este círculo reina una situación muy distinta. India, la mayor democracia del mundo, tiene una población tan grande como la de toda Sudamérica y Africa juntas. Los cristianos evangélicos apenas llegarían a un 0,26% de su población. Existen centenares de castas diferentes y se hablan 15 idiomas nacionales; más 1.600 otros lenguajes y dialectos. El hinduísmo, que es la religión de la mayoría, adora a unos 300 millones de dioses distintos. Recordemos que en su idolatría, detrás de todas sus prácticas religiosas subyace el elemento netamente demoníaco. La Biblia declara que "… lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios (1 Co. 10.20).
Creen en la reencarnación de las almas, razón por la cual no comen carne de vaca ni matan ratas u otras plagas que inutilizan sus cultivos.
Durante milenios, la ignorancia y superstición idolátrica ha mantenido en oscuridad a este enorme subcontinente. Procuran infructuosamente, mediante prácticas de rigor ascético y baños de ablución en el río sagrado Ganges, encontrar la pureza y perdón de sus pecados que sólo Cristo puede ofrecer. Muchos padres sumergen a los recién nacidos en este río (uno de los más contaminados del mundo) para "fortalecerlos". Si soportan el baño, son dignos de vivir.
Junto al induísmo también el budismo, islamismo, confucionismo, taoismo y jainismo son religiones prevalecientes en estos países asiáticos. Una fuerte vinculación a las genealogías, la meditación transcendental y sistemas filosóficos varios sostienen la práctica religiosa de incontables almas eternas. Millones se hallan allí sumidos en la más densa oscuridad espiritual porque la luz del Evangelio no les resplandeció aún.
Es llamativo destacar que la iglesia católica, en vísperas de celebrar dentro de poco los 500 años de labor misionera en América Latina, no oculta el hecho de movilizar con fines estratégicos a sus fuerzas religiosas desde nuestro continente en dirección a Asia, dado la bajísima densidad clerical en aquellos lugares, en contraste con la situación que vive Latinoamérica. ¿No debiera esto movernos a nosotros, los evangélicos, a replantearnos seriamente, cuál será el rol que América Latina habrá de jugar en la evangelización de Asia?

LOS GRUPOS TRIBALES
Estos se encuentran dispersos en todos los continentes, pudiendo encontrarlos tanto en la selva amazónica, en el desierto del Kalahari o en las islas de Filipinas. Pueden ser grupos pequeños de apenas unas cuantas decenas de componentes o llegar a varios millones. Hablan unos 3.500 idiomas distintos y pueden sumar unos 300 millones de individuos nucleados en alrededor de unos 6.000 grupos. Algunas tribus viven integradas o en cercanía a los centros poblados de las grandes urbes. Otras, por el contrario, aisladas de la sociedad moderna, se encuentran viviendo todavía en la edad de piedra.
Una tribu es un grupo de personas con una misma lengua, semejantes costumbres, que se sienten como un grupo distinto a todos los demás. Su ascendencia se remonta a una procedencia común, ya sea a través de la rama femenina o masculina. La tribu da a cada integrante un sentido de pertenencia y seguridad. La mayoría de ellas son animistas. Su culto consiste en adorar y apaciguar a los espíritus que, según sus creencias, habitan en la creación (la luna, el sol, los árboles, las piedras, etc.). Son habituales sus prácticas mágicas y de brujería.
Aproximadamente existen unas 5.000 de ellas que aguardan ser alcanzadas de manera efectiva con el mensaje redentor de Jesucristo. A lo menos, unos 736 idiomas necesitan definitivamente ser analizados y estudiados por primera vez para dar comienzo a la traducción de la Biblia. Estos proyectos demandan muchos años de trabajo paciente, a veces bajo condiciones climáticas muy adversas y traslados a rincones apartados de nuestro globo.
Es tiempo que tengamos de lo mejor de nuestros hombres en aquellos lugares inalcanzados trabajando como pioneros para Cristo.

RUSIA Y AFRICA NEGRA
La U.R.S.S., que se extiende ampliamente desde Europa hasta el estrecho de Bering da albergue a 280 millones de habitantes que hablan 65 idiomas oficiales. Es un gran campo misionero con profundas necesidades y sin libertades como las que conocemos nosotros en esta otra parte del mundo. Hay creyentes que mantienen viva su fe y esperanza en Cristo, a pesar de las lágrimas que han tenido que derramar. Debido al gran vacío y hambre espiritual que siente provocado por un régimen materialista y ateo que impera desde hace 70 años, en algunas regiones del interior han habido muchas conversiones en tiempos recientes.
África no es todo un continente negro como habitualmente se cree. La región superior, desde el Mar Mediterráneo hasta aproximadamente el paralelo 20 de latitud norte, es árabe y musulmana. Al sur de ese límite, se torna "negra y cristiana". En algunas de esas partes del continente africano el crecimiento del cristianismo asume características excepcionales por su rapidez inusual, aunque, en muchos casos, es difícil evitar caer en el sincretismo con las religiones tribales propias de sus culturas.

FALTA MAS DE LA MITAD
En síntesis, los cinco campos misioneros menos alcanzados del mundo que hemos querido presentar en el presente artículo, representan aproximadamente la mitad de la población mundial. Podríamos ilustrarlo apuntando al hecho de que si todo el denominado mundo cristiano asciende a un cuarto de la población mundial, otro cuarto de la población no es cristiana y vive dentro de un contexto donde el evangelio es conocido, pero… la otra mitad de la población mundial, no sólo no es cristiana, sino que vive aislada de todo contacto con cristianos en su propia comunidad o cultura.
Ellos no llegarán a tener contacto con cristianos, a menos que cristianos de otras partes se acerquen a donde ellos viven. Para algunos, esto significará cruzar un río o una montaña. Para otros, tener que embarcarse o tomar un avión. Sea como fuere, llegar a tantos millones de inalcanzados –más de 2.500–, requerirá aprender un nuevo idioma, adaptarse a otro medio ambiente y convivir en una cultura diferente. Esto es lo que se denomina comúnmente como misiones transculturales. De ahí que con los acostumbrados métodos evangelísticos que usamos en nuestras iglesias, que son monoculturales, nunca podremos llegar a alcanzar a esa otra mitad del mundo que aún permanece fuera de la influencia directa de la iglesia de Jesucristo, a no ser que se efectúe un esfuerzo deliberadamente transcultural por llegar a ellos.
Todo parece indicar a las claras que Latinoamérica ha sido llamada a desempeñar un rol protagónico y decisivo en dar cumplimiento a la Gran Comisión en el resto del mundo, sea en Africa, Asia o Europa. En muchos de los países que hemos considerado anteriormente existen posibilidades favorables para la entrada de misioneros latinoamericanos, entre otras razones, debido a cuestiones de identificación sociopolítica y cultural que se da por pertenecer al comúnmente denominado Tercer Mundo.
La acostumbrada concepción de ver a los misioneros anglosajones del Atlántico Norte como los únicos que viajan al extranjero para misionar, va llegando rápidamente a su fin. Dios está levantando a un creciente ejército, al presente, de más de 20.000 misioneros del Tercer Mundo, que ya han cruzado las fronteras nacionales, lingüísticas, culturales y sociales para llevar el evangelio y establecer iglesias adonde Cristo aún no fue nombrado.
Se habla de que hay más de 30.000.000 de creyentes en América Latina, lo cual representa todo un verdadero potencial para terminar la tarea de la evangelización mundial. Si deseamos ver a nuestras iglesias latinas madurando verdaderamente en todo sentido, no podremos postergar más involucrarnos de lleno en la corriente misionera mundial. A la par de continuar llevando a cabo la tarea local, simultáneamente habremos de participar con nuestros mejores recursos a fin de que pronto llegue el momento glorioso cuando el que está sentado en el trono tenga "…redimidos para Dios de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas" que le alaben por toda la eternidad (Ap. 7.9).

viernes, 28 de mayo de 2010

Estudio Revela Alto Porcentaje de Limitaciones a la Libertad Religiosa en el Mundo

Un exhaustivo informe presentado por el Pew Forum sobre Religión y Vida Pública demuestra que casi el 70 por ciento de la humanidad encuentra limitaciones a la práctica de su fe.

Encabezan la lista de países más restrictivos aquellos que aplican la ´Sharia´ islámica como norma judicial: Arabia Saudí, Pakistán o Libia. En otros países, las agresiones por motivos religiosos proceden de grupos sociales y no tanto del gobierno, como ocurre en Nigeria o Somalia. Países que caminan hacia la apertura, como Turquía o Egipto, todavía cuentan con severas limitaciones para una libertad religiosa efectiva y real.

El estudio presentado el 16 de diciembre por el Foro Pew no trae buenas noticias. La libertad religiosa, uno de los principios contenidos en los Derechos Humanos de Naciones Unidas, no es respetado en aproximadamente la mitad de los países del mundo. Y aunque los países que contienen las más altas restricciones religiosas son una minoría, éstos
contienen al 70% de la población mundial. Sólo el 15 % de la población vive en una situación de libertad religiosa, y el 16 % restante se encuentra en territorios con libertades «moderadas». 6.800 millones de personas viven en países que tienen severas restricciones respecto a la religión.

El Foro Pew es un organismo internacional de investigación que «busca promover una comprensión más profunda de los problemas en la interrelación de la religión y los asuntos públicos», según informan en su página web. Fue constituido en el año 2001, y está integrado por expertos internacionales en religión y sociedad. El estudio, titulado «Restricciones globales sobre religión» (http://pewforum.org/docs/?DocID=491) es resultado del trabajo de tres años de investigación y análisis en todo el mundo, acudiendo a dieciséis fuentes de información, incluidos los informes del Departamento de Estado de EE.UU. y grupos de derechos humanos, así como las constituciones nacionales.

Entre los países con altas restricciones a la práctica religiosa, el estudio diferencia entre los que limitan la libertad desde los aparatos de poder: las leyes, el gobierno o la policía; y aquellos en los que la presión se ejerce por acciones individuales, o por grupos sociales organizados ajenos al poder político o legislativo.

Los países en los que se dan ambas circunstancias son los más restrictivos para el ejercicio libre de la fe. Esto sucede en Arabia Saudí, Pakistán e Irán, donde las leyes se ajustan a la ´sharia´ islámica y además hay una fuerte presión social hacia cualquier atisbo de libertad religiosa. No ocurre lo mismo en China o Vietnam, donde los gobiernos establecen fuertes restricciones para la práctica religiosa, pero no existe una presión social hacia aquellos que se saltan la norma. Justo lo contrario vive la población de Nigeria o Bangladesh: las leyes y los gobiernos permiten cierta libertad religiosa, pero existen grupos sociales que reaccionan con hostilidad y violencia ante otras religiones.

El mapa-mundi religioso dibuja un Noreste africano con escasa libertad religiosa, mientras que el continente americano, con la excepción de Méjico, es la zona con mayor libertad.

HOSTILIDAD SOCIAL
Muchas veces, los informes acerca del ejercicio de las libertades en el mundo se centran en presentar los avances o retrocesos legislativos y judiciales de cada país en esta materia. Sin embargo, el informe Pew agrega una variable aún más interesante, la «hostilidades sociales». No son pocos los países del mundo que cuentan con gobiernos débiles, que en poco o nada representan las tendencias de la población.

El estudio completó esta categoría por medio de 13 preguntas que intentan detectar la violencia sectaria, los conflictos religiosos y hasta los crímenes cometidos hacia grupos religiosos concretos.

Sobre los conflictos entre religiones, el informe concluye que la tensión es manifiesta en el 87% de los países. Esta tensión se produce «sin violencia física» en el 23 % de los casos. El 42 % de los países registran violencia física en algunos casos, y hasta un 22 % lo detectan en numerosas ocasiones. Las conversiones también son perseguidas en el 29 % de los países del mundo. Casos como el asesinato de dos convertidos al cristianismo en Turquía dan fe de esta triste realidad.

Encabeza el ránking de hostilidad social Iraq, donde la presencia militar occidental no ha mermado las tensiones entre las facciones islámicas suníes y chiíes. Afganistán, Sudán, Pakistán, India, Bangladesh, Somalia, Sri Lanka y Arabia Saudí aparecen en los diez países más extremos. También Israel, que ocupa el séptimo puesto, donde los ultraortodoxos manifiestan su particular guerra contra todos aquellos que no pertenezcan a su religión. España aparece entre los países con poca hostilidad social, por encima de otros países europeos como Francia o Alemania, pero lejos de los más tolerantes: San Marino, Taiwan, Surinam o Corea del Sur, entre otros.

Entre los 25 países del mundo más poblados, India, Pakistán, Indonesia y Bangladesh presentan un nivel de hostilidad social definido como «muy alto». No son pocas las veces que encontramos sucesos de extrema violencia ante grupos religiosos minoritarios en estos países. En India y Pakistán los ataques a cristianos se producen a manos de grupos sociales que no siempre cuentan con el beneplácito de las autoridades del país, aunque sí con su inoperancia.

En este ránking de la vergüenza, países como Egipto, Méjico, Rusia o Irán aparece con un nivel «alto». Entre los moderados aparecen la mayoría de los grandes países europeos y Estados Unidos. Japón y Brasil son los países muy poblados donde hay menos agresiones por causas religiosas. Corea del Norte, ante la imposibilidad de practicar un estudio entre la población, no ha podido incluirse en este aspecto.

GOBIERNOS RESTRICTIVOS
Hasta un 57% de la población mundial vive bajo gobiernos que restringen la libertad religiosa. Sólo son 2 países de cada 10, pero abarcan un margen de población grande. El informe no se queda sólo en las cifras, que a veces resultan engañosas, ya que hay países que proclaman la libertad religiosa, pero luego la coartan. Por ejemplo, la constitución de Afganistán permite la «libre elección religiosa» de sus ciudadanos. Pero la misma ley regula que «ninguna ley puede estar en contra de la sagrada religión del Islam», lo que llevó a que Abdul Rahman fuese sentenciado a muerte en 2006 ante un tribunal por convertirse del Islam a otra religión. Tuvo que abandonar el país, solicitando asilo en Italia.

Este tipo de «trampas legales» se pueden encontrar en las Constituciones de países en los que la ley islámica se aplica por encima de las leyes que pueda emitir el Gobierno. El informe agrega que en muchos países se exige el registro de la religión ante las autoridades: un registro que en 3 de cada 5 casos acaba provocando más problemas que beneficios para los practicantes. Sucedió, por ejemplo, en Singapur, donde la ley obliga a registrar todo grupo religioso. Los Testigos de Jehová fueron eliminados del registro en 1972, prohibiéndose desde entonces la práctica bajo penas de cárcel.

Casi el 41% de los países restringen las actividades de los misioneros extranjeros, y un 6 % prohíben totalmente su actividad. En cuanto a las prácticas religiosas, hasta 38 países prohíben las prácticas religiosas entre su población, con excepción de la religión oficial. Otro aspecto sobresaliente es que hasta 80 países, un 40 %, limitan la difusión de literatura religiosa.

El ránking de países con más restricciones a la libertad religiosa lo encabeza Arabia Saudí. También es el país más rico en petróleo, el máximo exportador mundial del llamado oro negro y aliado estratégico de los países occidentales en Oriente Medio. A continuación aparecen Irán, Uzbekistán, China y Egipto.

En el extremo contrario aparecen los países con menos restricciones. España se encuentra por encima de Italia, Francia o Gran Bretaña; aunque aún lejos de los países con mayor libertad, como Japón, Nueva Zelanda u Holanda.

Fuente: PEW Forum, RNS, Reuters.

La Fe Personal Protege al Joven del Consumo de Drogas y Alcohol

Un estudio de la Universidad Brigham Young, publicado por el «Journal of Drugs Issues» demuestra el beneficio social que se obtiene al tener convicciones y valores religiosos. Según el estudio con creencias, los jóvenes abusan mucho menos del alcohol, el tabaco y las drogas. Stephen Bahr, uno de los autores del estudio, recalca que «no importa cuál sea la denominación religiosa concreta, hay un efecto independiente: los jóvenes religiosos tienen menos riesgo de drogarse, incluso si sus amigos sí lo hacen».

La violencia juvenil muchas veces va relacionada con el consumo de drogas y alcohol. Estos nuevos estudios sociológicos demuestran que, contra este fenómeno, las creencias firmes de los adolescentes son una protección eficaz, capaz incluso de resistir la presión de los compañeros.

El estudio iniciado en 2008 por la Universidad Brigham Young, publicado en el «Journal of Drug Issues», demuestra que los jóvenes religiosos abusan mucho menos del alcohol, el tabaco y las drogas. Los sociólogos han usado los datos de 13.500 adolescentes norteamericanos de la última encuesta longitudinal de salud adolescente y encuestas a 4.980 estudiantes del muy religioso estado de Utah.

«Después de analizar las características de las familias y del grupo de amigos, no importa cuál sea la denominación religiosa concreta, hay un efecto independiente: los jóvenes religiosos tienen menos riesgo de drogarse, incluso si sus amigos sí lo hacen», concluye Stephen Bahr, uno de los autores de la investigación.

John Hoffman, el otro autor del estudio, explica que la espiritualidad y la comunidad religiosa aportan un suplemento a la influencia de los padres. «Los padres no deberían forzarlo, pero pueden incentivar la espiritualidad y religiosidad en sus familias, que en sí misma será una influencia positiva en la vida de sus hijos», dice Hoffman.

ESQUIVANDO LAS MODAS CON VALORES SÓLIDOS
Los sociólogos distinguen entre las drogas fuertes e ilegales, como la cocaína y la heroína, y las legales y el hachís. Fumar tabaco, marihuana y emborracharse está muy tolerado por la sociedad juvenil. Es aquí donde la creencia religiosa defiende al joven creyente: «No me importa si está de moda y todos lo hacen; yo no», dicen estos jóvenes.

En cambio, la cocaína y heroína, ilegales y asociadas con marginación, perseguidas por leyes duras, tienen un mayor rechazo entre los jóvenes, incluso los no creyentes, debido al bombardeo de mensajes contra ellas; y en este aspecto no existen diferencias.

Otro hallazgo es que lo que importa de verdad es la religiosidad individual del joven, su convicción personal, y no tanto si ha crecido en una iglesia o si va a las reuniones religiosas. Estas conclusiones refuerzan otras similares publicadas en 2007 por la Heritage Foundation en Estados Unidos.

Fuente: La Razón. Edición: ACPress.net.

FIFA Busca Prohibir Demostraciones de Fe en sus Encuentros


La Federación Internacional de Fútbol sigue adelante en su meta de llegar a prohibir cualquier "exaltación pública de fe" de los jugadores en el Mundial de Suráfrica.

En la final de la pasada Copa Confederaciones los futbolistas brasileños liderados por Kaká oraron juntos en el campo tras imponerse en la final a Estados Unidos. Eso provocó las quejas del presidente de la Federación de Dinamarca, Jim Stjerne Hansen, que dijo que "la religión no tiene sitio en el fútbol".

Blatter recogió el guante y amonestó a Brasil, al que la FIFA ya había advertido por el mismo motivo tras conquistar el Mundial 2002, en Japón; también debido a las manifestaciones de fe de los numerosos jugadores evangélicos de la selección carioca.

Por ello, la FIFA trabaja para regular las manifestaciones religiosas de las estrellas para evitar lo que ella ve como problema. Se le ha criticado que coarte esta libertad de expresión, mientras no se preocupa –por ejemplo- del uso y publicidad de prendas y materiales deportivos fabricados por niños esclavos o con comercio injusto.

La FIFA no sólo estudia prohibir las oraciones públicas, sino que también se plantea evitar que los jugadores luzcan camisetas con mensajes de fe o religiosos. El más conocido es el "Yo creo en Jesús" o "Yo amo a Jesús", textos que todo el mundo pudo leer en las camisetas de todos los jugadores brasileños, liderados por Kaká, tras conquistar su último título, el pasado junio en Suráfrica tras ganar a los EEUU.

AFECTA A TODAS LAS CREENCIAS
La FIFA, evidentemente, no sólo se plantea reprimir las manifestaciones cristianas, sino que la medida afectará a todas las confesiones y credos. Los futbolistas musulmanes tampoco podrán rezar en los estadios de Suráfrica si la medida prospera en el próximo Mundial.

De momento le ha respondido La Iglesia brasileña Renacer, a la que pertenece Kaká, que ha respondido a la FIFA cuestionando que se sancione «el que cualquiera pueda mostrar su fe» y, sin embargo, «no prohíba la publicidad de empresas que emplean mano de obra esclava».

Y también el Vaticano. Eddio Constantini, el presidente de la Fundación Juan Pablo II, replicó que "Blatter y la federación de Dinamarca se equivocan. Es un error vaciar el fútbol de los valores éticos que la fe cristiana y la Iglesia católica defienden desde hace siglos. Espero que lo reconsideren". "Sólo una revolución capaz de formar atletas y hombres podrá restituir al deporte el significado auténtico que violencia, dopaje, racismo y dinero amenazan con quitarle", añade Constantini en un comunicado.

Si Blatter y la FIFA han encontrado oposición en el Vaticano, los musulmanes tampoco se lo va a poner fácil, sino más bien todo lo contrario. Y los futbolistas de una y otra religión parece que no están dispuestos a que se les recorte sin más razones el derecho a la expresión pública de su fe.


Fuente: As. Edición: ACPress.net

martes, 25 de mayo de 2010

Arqueólogos Turcos y Chinos Aseguran Haber Encontrado el Arca de Noé

Réplica del Arca de Noé en Holanda

La Biblia menciona que el Arca de Noé quedó sobre el monte Ararat al bajar las aguas del diluvio, la cual es la montaña más alta ubicada en la actual Turquía.

Un grupo de arqueólogos formado por expertos investigadores turcos y chinos aseguran haber encontrado el Arca de Noé. Uno de ellos, Yang Ving Cing, miembro de una organización dedicada a la búsqueda del arca en la cual se salvó Noé y su familia de siete miembros más, confirmó el hallazgo de una estructura que data de unos 4.800 años y que han sido encontrados a una altura de 4.000 metros en la montaña Ararat, situado al este de Turquía, cerca de la frontera con Irán.

La estructura encontrada posee cuartos que bien pudieran haber conformado los compartimentos en los cuales estarían los animales.

El mismo explorador, Ving, declaró que no están seguros al 100 por ciento que sea el Arca mencionada en la Biblia pero asegura que el porcentaje de que sí sea es de 99,9 por ciento.

De la misma manera, indicó que ya han solicitado al Gobierno turco que resguarde el lugar para seguir con la excavación y han solicitado a la UNESCO que declare dicha zona como patrimonio de la humanidad.
Algunos medios mencionan que los investigadores que han hecho el hallazgo son cristianos evangélicos, otros medios lo omiten, sin embargo, seguirán las investigaciones, excavaciones y finalmente se sabrá realmente a quién pertenecen los restos hallados.


Fuente: elmundo.es

Campaña Publicitaria Pretende Justificar la Homosexualidad en Chile

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), lanzó una violenta campaña propagandística en buses y las principales calles de la capital chilena, para difundir y justificar la idea que es un comportamiento natural la convivencia homosexual.

La campaña durará un mes y es auspiciada por la Embajada de los Reinos de los Países Bajos que ha financiado la instalación de rótulos gigantes en 40 buses del Transantiago y en zonas como el Paseo Ahumada con Alameda y Plaza Italia de Santiago de Chile.

Un panel publicitario contiene la imagen de dos lesbianas besándose bajo la frase “Si te molesta el amor, hazte ver”. Enfatizando que la homofobia y transfobia son violencia y que la igualdad legal para todas las parejas es un derecho.

“Con esta campaña, buscamos potenciar y apresurar la aprobación de la ley contra la discriminación y de otras normativas que terminen con los problemas padecidos por todos los homosexuales”, añadió el Movilh quienes buscan leyes para favorecer los derechos de las minorías sexuales.

“Chile ha cambiado, es más libre, y esta campaña constituye para el movimiento de la diversidad sexual un símbolo de ello”, concluyó el Movilh.

FIFA Prohíbe Orar en Mundial Sudáfrica 2010

En la fotografía Kaká con el lema "Pertenezco a Jesús"

La FIFA, la entidad matriz del fútbol mundial decidió, en lo que respecta a la disputa del Mundial de Sudáfrica, prohibir que los cristianos futbolistas manifiesten su fe en público, orando en grupo o dándole gracias a Dios, informó el sitio Noticia Cristiana.


Andreas Herren, portavoz de la FIFA, justifica que la medida tiene como objeto finalizar con la violencia que impera en los campos de juego.

Sin embargo, estudios sugieren que la violencia en el fútbol es una reminiscencia del espíritu animal del hombre que aprovecha a exteriorizar sus inhibiciones, frustraciones y odios ocultos.

La camiseta del equipo favorito le da la motivación para defender una identidad grupal y una sensación de poder que estando solo como individuo no tendría. El anonimato entre la multitud le da al hombre la libertad de expresar todos sus bajos instintos.

Durante la pasada edición de la Copa Confederaciones el presidente de la Federación Danesa, Jim Stjerne Hansen, criticó que los jugadores de la selección brasileña oraran juntos tras imponerse en la final a los Estados Unidos afirmando que “la religión no tiene sitio en el fútbol”.