viernes, 26 de diciembre de 2014

Cristianos perseguidos de Irak pasan una triste Navidad

"Es Navidad y no estamos de celebración. ¿Qué culpa tienen nuestros hijos? No han hecho nada. Todos los países de occidente están de celebración y somos cristianos pero estamos viviendo humillados", e lamentaba una cristiana en Dohuk.


Llegados de Mosul y de otras zonas del norte de Irak esta minoría ha sido expulsada de sus hogares por el grupo yihadista Estado Islámico. Los cristianos más antiguos del mundo se ven obligados a pasar las fiestas fuera de casa.
En la ciudad de Dohuk, en el norte del país, hay poco que celebrar. Los desplazados se encuentran en una situación de emergencia y la nochebuena este año no se vive con la misma alegría.
“Es Navidad y no estamos de celebración. ¿Qué culpa tienen nuestros hijos? No han hecho nada. Todos los países de occidente están de celebración y somos cristianos pero estamos viviendo humillados. Esperamos volver a casa en año nuevo y regresar a nuestras iglesias”, se lamentaba una cristiana en Dohuk.