lunes, 13 de agosto de 2018

Pastor consejero de EEUU trae mensaje profético para Brasil

La Comunidad Internacional Brasil e Israel promueve en los días 8 y 9 de agosto la mayor celebración por los 70 años de Israel en América Latina. Con sede en la Iglesia Bautista de la Lagoinha, el evento está siendo transmitido por internet. Todos los que viven en Belo Horizonte pueden participar, pues la entrada es libre.
En la noche del jueves el preelector principal del evento fue Mario Bramnick, que forma parte del “Grupo de Fe” que ora con el presidente Trump todos los meses en la Casa Blanca.
La palabra que él traía a los brasileños fue un paralelo con el fin del cautiverio del pueblo de Israel en Babilonia. Según el pastor, existe un momento profético para la nación que necesita ser discernida por la Iglesia. El cambio de la embajada estadounidense a Jerusalén sería un indicio de quién está dispuesto a obedecer los decretos del Señor.
Usando el texto de Mateo 25: 32-33, él destacó que “Todas las naciones serán reunidas delante de él, y él separará unas de otras como el pastor separa las ovejas de los machos cabríos. Y colocará las ovejas a su derecha y los chivos a su izquierda.
Bramnick destacó que existen dos tipos de nación: las que se identifican con las ovejas -las que estuvieron al lado del propósito divino y las que se opone, las ovejas. Su petición es para que la Iglesia diste de los tiempos y clame para que Brasil se alinea a este grupo.
Para el líder de la Coalición de Latinos por Israel, hay una palabra profética para cada nación y Dios está llamado Brasil para una alineación con ese “mover”.
Él defiende que esa es la “clave del avivamiento” de los últimos tiempos, donde Israel tiene el lugar central. Es consciente de que Brasil tuvo un papel determinante en la Asamblea de la ONU que posibilitó que el Estado judío volviera a existir, clamó para que esta conexión, que es espiritual, sea restaurada lo más pronto posible.

Argentinos renuncian a la Iglesia católica miles hacen largas filas.

Mientras el Senado de Argentina debatía sobre la legalización del aborto, proyecto que fue rechazado, en las calles miles de ciudadanos escenificaron una de las mayores protestas del pasado 8 de agosto.
Miles de personas que se manifestaban a favor de esa iniciativa hicieron una larga fila y llenaron formularios para renunciar a la Iglesia católica.
La Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL) había convocado esa apostasía colectiva. Lo hicieron para la población que había sido bautizada, pero que ya no se sienten representados por esa institución.
En las redes sociales también se ha podido ver la aceptación a este moviemiento. En Twitter, principalmente, la gente ha manifestado su opinión a través de mensajes en favor de la apostasía colectiva.
Con miles de mensajes contra la Iglesia, llamaron a la ciudadanía a que se desafiliara formalmente de la institución católica este viernes en todos los arzobispados del país.
Se trata de un trámite para la desvinculación de la institución, el cual se lleva a cabo presentando una carta que informa sobre la decisión de la persona de dejar de pertenecer a la Iglesia Católica, y para exigir que se modifiquen los registros donde figura como católica.