lunes, 24 de diciembre de 2018

CONDENAN A MUERTE A DOS CRISTIANOS EN PAKISTÁN SEGÚN INFORME DE UNA ORGANIZACIÓN BENÉFICA



Qaisar y Amoon Ayu, dos hermanos de sangre que abrazan la fe cristiana, son condenados a muerte en Pakistán, porque presuntamente uno de ellos publicó en su sitio web, contenido que es considerado como irrespeto para el Islam, según un informe de una organización de beneficencia con sede en el Reino Unido.
Según reporte internacionales el centro de caridad, Ayuda, Asistencia y liquidación, explico que las sentencias condenatorias fueron emitidas en días recién pasados, por el juez Javed Iqbal Bosal, en la cárcel de Jhelum en la provincia de Punjab.
Asimismo, la información indica que los hermanos originarios de la ciudad de Lahore, los arrestaron en 2014, tras abrirles un caso policial por una denuncia que les interpusieron en el 2011. Pero, uno de ellos explicó que cerró el sitio digital en 2009, pero que un amigo musulmán restauró la página.
La acusación de blasfemia se hizo después de que Qaisar entablara una discusión con sus amigos en el trabajo. Qaisar luego comenzó a recibir amenazas de muerte y se escondió.
Tanto Qaisar como Amon huyeron a Singapur antes de regresar después de un mes, según Asia News.
Aunque volverían, pronto volverían a huir a Tailandia porque la situación aún no era segura para ellos. Mientras los hermanos pasaban años corriendo, se les dijo que la policía lo estaba buscando.
En Pakistán, la blasfemia es un delito que se castiga con la pena de muerte o cadena perpetua.
La organización planea apelar las sentencias de los hermanos ante el Tribunal Superior de Lahore en Rawalpindi, porque asegura que en muchos casos de blasfemia, los jueces están “bajo la amenaza de fanáticos religiosos” para “condenar a los acusados ​​de blasfemia”.
Los activistas internacionales de derechos humanos han pedido por mucho tiempo a Pakistán que reforme sus leyes contra la blasfemia, que son abusadas regularmente por los musulmanes para ajustar cuentas personales con las minorías religiosas. El gobierno pakistaní enfrenta una presión continua.
La semana pasada, el Departamento de Estado de los Estados Unidos, designó a Pakistán como “país de especial preocupación” para la libertad religiosa. La designación  se aplica a los países donde el gobierno “se ha comprometido o ha tolerado violaciones sistemáticas, continuas y graves de la libertad religiosa”, según un artículo del CP.