martes, 17 de diciembre de 2019

Ante cierre de iglesias, cristianos se reúnen en casas en Argelia



Pastor cuenta los desafíos y beneficios de esta nueva forma de congregarse.

El salón de una iglesia en Tizi Ouzou, Argelia, estaba lleno de policías en la tarde del 15 de noviembre. Fue el cierre oficial del edificio. Hasta ahora, 13 iglesias han sido cerradas en el país desde principios de 2018 en Argelia.
Personas de todo el mundo han dado seguimiento a la persecución del gobierno argelino contra los cristianos. Algunos líderes incluso movieron a gobiernos de otros países para presionar a las autoridades de Argelia, la nación más grande del continente africano.
El pastor de la Iglesia del Evangelio Pleno, Salah Challah, informó que los miembros de su congregación ahora se están reuniendo en casas. Hace un mes, el edificio de la iglesia del pastor fue cerrado y prohibida la realización de cultos. Sin embargo, esto no significó la muerte de la iglesia.
“Ya tenemos seis iglesias domésticas (es decir, reuniones en casas). Esperamos tener más. Necesitamos familias que puedan acoger a las personas en sus hogares”, explica el líder cristiano. Con esta nueva configuración, es común que las personas vayan a las mismas casas, pero este hecho intimida a aquellos que no conocen a los anfitriones.
Sin embargo, hay buenos aspectos: “las iglesias en casas son mucho más poderosas. El gobierno no siempre puede monitorearlas, como lo hizo con nuestro edificio. Además, la ley no nos prohíbe recibir personas en el hogar. Por supuesto, debemos ser prudentes en estas reuniones para no molestar a los vecinos”, dice Salah.
Otra forma que el pastor encontró para que los miembros de la iglesia pudieran reunirse y estar alimentados espiritualmente, fue sugerir que comenzaran a participar de cultos en otras iglesias que aún no fueron cerradas. Pero para muchos esta opción no es factible ya que tendrían que conducir de 30 a 40 kilómetros de distancia.
“Lo más importante es la comunión. Sabemos que nuestra salvación está en Jesús, y por ello, es necesario que como cuerpo de Cristo vivamos en comunidad”, recuerda el pastor.

fuente: evangelicodigital.com