domingo, 24 de enero de 2021

Alarma de líderes cristianos y sociales ante radicalidad de órdenes ejecutivas de Biden

 

“En vez de aplicar su discurso de 'unidad' priorizando la asistencia a familias en la pandemia, ha priorizado su agenda radical en identidad de género y orientación sexual”.




Después que el presidente Joe Biden firmase una serie de órdenes ejecutivas en su primer día en el cargo, los grupos cristianos y conservadores critican algunas de sus medidas para promulgar unilateralmente uno de los aspectos más controvertidos de la agenda social progresista.

La orden ejecutiva que ha recibido el mayor rechazo de las organizaciones e individuos cristianos conservadores es la que se esconde tras la idea de prohibir la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género; ya que afecta la libertad religiosa y los deportes femeninos.

La orden firmada por Biden implica permitir que los hombres biológicos que se identifican como mujeres usen los baños y vestidores que correspondan con su identidad de género (y a la inversa), así como competir en deportes de mujeres. Esto pone a las mujeres biológicas en desventaja por las ventajas fisiológicas sobre las mujeres en los deportes.

Poco después de que Biden firmara la orden ejecutiva, el hashtag #BidenErasedWomen (Mujeres borradas por Biden) comenzó a ser tendencia en Twitter. No solo los cristianos conservadores usaban ese hashtag. La feminista británica Sonia Poulton y el ex profesor de Evergreen State College Bret Weinstein, quien ha sido descrito como un “biólogo ateo darwinista liberal”, estuvieron entre los que usaron el hashtag al criticar la orden ejecutiva de Biden.

Terry Schilling, director del Proyecto de Principios Estadounidenses, emitió un comunicado el jueves en respuesta a la orden ejecutiva de Biden: “Tanto hablar de 'unidad' y a pesar de la retórica de su discurso inaugural, las acciones del presidente Biden hablan más que sus palabras".

En un día en el que Biden y los demócratas podrían haber respaldado su discurso de 'unidad' al priorizar la asistencia a las familias estadounidenses en medio de la pandemia, han optado por colocar en primer lugar su agenda radical de izquierda. Aquellos que valoran los derechos de las mujeres, la libertad religiosa y la simple cordura biológica deben prepararse para una lucha política".

 

Reacción de líderes cristianos

La Fundación Heritage, un grupo de expertos conservadores en Washington, DC, calificó esta orden como una de las varias acciones ejecutivas "desacertadas" firmadas por el presidente en el inicio de su administración.

El investigador senior de Heritage Foundation Ryan Anderson y Emilie Kao, directora del DeVos Center for Religion & Civil Society de Heritage, advirtieron que bajo la nueva política además supone que “los planes de atención médica deben pagar los procedimientos de transición de género, y que los médicos y hospitales deben realizarlos, así como que las agencias de adopción no podrán buscar sólo matrimonios tradicionales ​​para cuidar a los niños necesitados".

“La orden ejecutiva del presidente Biden afecta especialmente a personas de fe y organizaciones religiosas que brindan servicios sociales que son aún más vitales en medio de una pandemia”, dijo Tony Perkins, presidente del Family Research Council, en un comunicado el pasado jueves. “En última instancia, si esta orden ejecutiva se puede llevar a cabo en su totalidad, afectará a los estadounidenses de todos los días que tienen valores bíblicos y conservadores. En su discurso de inauguración ayer, el presidente Biden pidió la unidad, pero ahora exige uniformidad".

“De un plumazo, el presidente Joe Biden ha dado un vuelco a la legislación de derechos civiles de 50 años de antigüedad, vaciando las protecciones para las personas de fe. El presidente Biden está promulgando unilateralmente un cambio radical de política que habitualmente no ha logrado obtener la aprobación del Congreso, el organismo que la Constitución realmente encomienda con la aprobación de leyes”, agregó.

Perkins concluyó que" el partido que dice ser el partido de la ciencia está impulsando políticas desde el primer día que niegan la realidad ".

Otras figuras públicas notables en las comunidades cristianas y conservadoras también se han pronunciado en contra de la orden ejecutiva de Biden de forma individualAbigail Schrier, autora del libro Irreversible Damage: The Transgender Craze Seducing Our Daughters, argumentó que siguiendo la orden ejecutiva, "se colocó un nuevo techo de cristal sobre las niñas". También señaló que al firmar la orden ejecutiva, Biden "destripa unilateralmente el deporte femenino".

 

Aplauso LGTBI

Si bien la orden ejecutiva de Biden ha sido rechazada por cristianos y feministas moderados, los grupos de defensa LGBT se apresuraron a elogiarla. “La Orden Ejecutiva de Biden es la orden ejecutiva más sustantiva y de mayor alcance sobre orientación sexual e identidad de género emitida por un presidente de los Estados Unidos”, dijo Alphonso David, presidente de la Campaña de Derechos Humanos.

“Hoy, millones de estadounidenses pueden respirar aliviados al saber que su presidente y su gobierno creen que la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género no solo es intolerable sino ilegal”, continuó. “Si bien la implementación detallada en todo el gobierno federal llevará tiempo, esta Orden Ejecutiva comenzará a cambiar de inmediato las vidas de millones de personas LGBTQ que buscan ser tratadas con igualdad ante la ley”.

¿Crees que esto es un ataque directo a la iglesia?

Déjanos tu opinión!